Judiciales y Policiales
Amo y señor de El Calafate

El pasado oscuro de Javier Belloni, un intendente manchado con sangre

En 2007, Javier Belloni sucedió a Néstor Méndez en la Intendencia de El Calafate.

Hace doce años que está al frente de la Intendencia de El Calafate, a pesar de que, a fines de los noventa, su nombre quedó asociado a uno los policiales más electrizantes de la ciudad: un caso similar al de María Soledad Morales, pero del lado de los victimarios.

En 2007, Belloni sucedió a Néstor Méndez, que estuvo 12 años al frente de la comuna y que se hizo famoso por el escándalo de la venta de terrenos fiscales, a 7.50 pesos a los Kirchner y sus amigos en el poder.

Sin embargo, la villa de montaña que gobierna oculta las huellas de un crimen. Un crimen que mancha su carrera política. La víctima se llamaba Gabriel Hueicha, tenía 22 años y una hija de 22 días, Ayelén. Todo sucedió cuando Belloni tenía 26 años. Una noche que había salido con sus amigos se encontraron con los Hueicha. Hubo una pelea por chicas. A Gabriel lo remataron con una camioneta F-100.

"Hubo presiones políticas y aprietes para que los sospechosos quedaran libres. A la familia Hueicha, con tal de mantenerla callada, le ofrecían todo: plata, cargos políticos", dijo uno de los abogados de la familia Hueicha.

“Se dice que hubo pactos, que se falsificaron pruebas para que los sospechosos quedaran libres. En esa época gobernaban los Kirchner, que siguieron el caso con todo detalle", aseguraron periodistas de El Calafate.

Lectores: 758