Municipios
Prepotencia y aprietes

Gabriel Guaitima, el "matón" del intendente de Las Heras

  • Gabriel Guaitima, el "incondicional" de José María Carambia.
    Foto 1 de 2
  • La organización social MIDJ se encuentran desde hace 20 días acampando en la puerta del municipio.
    Foto 2 de 2

El subsecretario de Obras Públicas, Gabriel Guaitima, es quien comanda  la agrupación política denominada "La 25" y es el encargado de apretar a quien moleste o estorbe a su jefe, el intendente José María Carambia.

Gabriel Guaitima, que arribó a Las Heras dese el interior del país, vivió de prestado en una habitación que le ofreció en su momento su amigo Carambia cuando este último recién comenzaba a ambicionar ocupar algún día la intendencia de la ciudad.

Ahora el nuevo y renovado Guaitima, convertido en funcionario municipal, realiza vuelos periódicos a Buenos Aires para ver a su club de fútbol preferido y se desplaza por Las Heras en su camioneta 4x4 y le sobra el tiempo para defender  a regañadientes a su jefe Carambia, cueste lo que cueste.

Así fue como no vaciló en pelearse a lo malevo con el dirigente de ATE, Héctor Ampuero, o defender a su jefe en una riña callejera en la puerta del municipio junto con los de la "Agrupación La 25", como muestra un video viralizado en su momento.

Ahora, no dudó un instante en arremeter en contra de los integrantes de la organización social MIDJ, que se encuentran desde hace 20 días acampando en la puerta del municipio.

Días atrás, Gabriel Guaitima se presentó con un auto polarizado y a gran velocidad se llevó puestos los conos de señalización y un tacho que utilizan para realizar fuego y calentarse por las noches quienes atraviesan la vigilia.

Afortunadamente no hay que lamentar víctimas y los integrantes de la organización social MIDJ siguen firmes en el lugar sin obtener hasta el momento ninguna respuesta más que mandarles un auto polarizado a gran velocidad manejado por el matón Gabriel Guaitima, para que trate de asustarlos y que de una vez y para siempre se vayan del lugar y no vuelvan nunca.

Lectores: 3195

Envianos tu comentario