Municipios
Uso esencial y prioritario

Desde hace 25 años Río Gallegos tiene problemas con el agua y luego de tantas promesas, aún no fue solucionado

Fueron distintos convenios del municipio con la Provincia y hasta a nivel nacional, pero que aún los ciudadanos sigue son contar con pleno uso del agua potable para las necesidades básicas.

Luego de promesas a lo largo de 25 años, donde distintos gobiernos vienen prometiendo el acceso al bien esencial, en la actualidad los vecinos de Río Gallegos no pueden usar el agua potable y eso trae muchos problemas, más en una situación de pandemia donde su uso para el aseo de manos es indispensable.

A trvés de un convenio firmado en 2014  se prometía una obra que solucionaría por  25 años la provisión de agua, pero que luego de este largo trecho de tiempo, desde hace semanas persiste el mismo problema y diversos barrios de la capital santacruceña no tienen un normal  acceso al agua.

El problema que creció como una pequeña bola de nieve que caía en picada y fue alimentado por la falta de información official, comenzó el 10 de agosto cuando Servicios Públicos informó que “debido al deshielo típico de esta época, se deben realizar limpiezas en planta potabilizadora para disminuir la turbiedad en el agua y esta situación genera que el suministro disminuya notablemente”.

Supuestamente  los trabajos de limpieza de la planta potabilizadora no serían extensos y “los inconvenientes se irán normalizando en las próximas horas”.  Pero el servicio de agua no llegaba a los barrios. El 15 de agosto, el gobierno informó mediante un comunicado de prensa en la página oficial., que “en las últimas horas se ha incrementado nuevamente  el caudal del río Gallegos, trayendo consigo altos niveles de sedimentos y color”, por lo que “ante esta situación es necesario llevar adelante diferentes cortes de servicio para realizar limpieza en la Toma de agua, así como también en la planta potabilizadora. Esperamos sepan disculpar las molestias ocasionadas”.

Es decir, la limpieza que requeriría horas,  ahora no se sabe cuánto tiempo podría devengar. El 18 de agosto, a través de la cuenta de Facebook, SPSE anunció la entrega de agua potable a los barrios de la ciudad en bidones. Al día siguiente, el 19 de agosto, y nuevamente por medio del portal de noticias oficial  se expuso  “Gleadell destacó los avances del proyecto de la nueva planta de agua para Río Gallegos”.

En tanto, el presidente de SPSE, Nelson Gleadell dijo que “la Gobernadora ya firmó acuerdos y nosotros estamos avanzando en terminar no solo el proyecto técnico operativo, sino también todo lo que hace a esa iniciativa para poder hacer río arriba una nueva Toma,  Planta y Acueducto que va a tener Río Gallegos próximamente”.

Para esta obra, destacó que “hay que recibir permisos y autorizaciones de todas las áreas y personas. Quien nos financia este nuevo acueducto, es por un estimado de 50 millones de dólares, nos pide que este todo resuelto antes de llamar a la licitación. Ojalá que en un par de años podamos tener el doble del aporte de agua que hoy tenemos en una planta nueva”, indicó.

También explicó que “el río ahora está más limpio y eso nos va a permitir volver al filtrado y captación de agua. Acorde a las necesidades que tenemos y en virtud de la capacidad de la planta que tenemos”, y que el miércoles 18 de agosto “abrimos las cisternas que ya estaban funcionando al 100 por ciento, y este viernes por la mañana estaban en un 50 por ciento de funcionamiento por lo que esa agua ya fue distribuida en la ciudad además de la captación de toda la noche. Cuando hay todo un sistema de red vacío, cuesta presurizarlo y llenarlo”, amplió.

Pero lo más llamativo fue que Gleadell expresó que “el agua es un derecho”, que se debe considerar “que es una demanda global escasa”, y que si bien “no tenemos que apelar a usar menos, pero si a un uso racional, no solo en Río Gallegos sino en el mundo”.

Sin embargo lo más importante no fue esta argumentación extraña, sino la referencia aun obra con un costo de 50 millones de dólares, pero no por el valor , sino porque no aseguró cuando se realizaría la obra ( dijo “ojalá que en un par de años podamos tener el doble del aporte de agua que hoy tenemos en una planta nueva”) que fue anunciada en 2.011 por primera vez, y en 2.017.

El 24 de diciembre 2011, eel gobierno de Cristina Fernández según información oficial, Juan Carlos Villafañe, quien era en ese momento el presidente de SPSE, se reunió con el gobernador Daniel Peralta para presentarle “el proyecto definitivo de la nueva planta de tratamiento, captación y acueducto de agua potable para la localidad”, pero que no sucedió de lleno la cosntrucción y solo fueron palabras vacias.

Ya en el 2014, el SPSE ya había gestionado con el ministerio de Planificación Federal, el financiamiento con ENHOSA, pero transcurrieron tres años más y en el 2017, el gobierno de Mauricio  Macri , presentó el Plan Nacional del Agua, que consistió en una “serie de 38 obras fundamentales que tendrán una inversión de 9500 millones de dólares, con el objetivo de mejorar la calidad de la vida de los vecinos en todo el país”.

Dentro de estas 38 obras, se incluyó la Planta Potabilizadora de Río Gallegos “una obra de saneamiento y agua potable para satisfacer el suministro con un horizonte de 25 años”, según destaca el PDF que todavía se puede encontrar en Internet en el sitio de la subsecretaria de Recursos Hídricos, que depende de la Secretaria de Obras Públicas, pero que todo eso solo fue una promesa y nunca se hizo.

Luego de tantas promesas de diferentes gobierno a nivel provincial , los vecinos de Río Gallegos siguen en la misma y siguen padeciendo por tantos años los mismo problemas de agua, mientras tanto, pasan los funcionarios y las promesas solo fueron eso, una promesa.

Lectores: 264

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: