Judiciales y Policiales
¿En manos de quién está la justicia?

Maltrato laboral, detenciones arbitrarias y accionar impune: el juez Quelín y un prontuario de larga data

Eduardo Quelín, un juez con muchos cuestionamientos.

Mencionar al juez de Las Heras, Eduardo Quelín genera recuerdos malos, dado que el magistrado es señalado desde hace años por trabajadores por maltrato, así como también su accionar poco ético en algunas ocasiones.

En 2006, inició una causa que terminó procesando a más de 50 trabajadores docentes y petroleros, por el bloquear el acceso a los principales yacimientos de Las Heras sin más pruebas que unas pocas imágenes  grabadas con teléfonos celulares por los propios manifestantes.

En la segunda década del nuevo milenio, el magistrado se cansó de participar en siniestros viales, algo que no sería tan malo, si no fuera porque siempre busca, a partir de su condición de funcionario judicial, de eludir sus responsabilidades.

En 2016, Quelín protagonizó un accidente de tránsito en la localidad de Perito Moreno que involucró a un automotor Mercedes Benz de su propiedad y a una nena de 11 años que fue derivada a la localidad de Caleta Olivia. 

La menor sufrió quebradura de pelvis, la quinta vértebra de la columna y el brazo derecho e intervino en el caso el Juzgado de Las Heras, lugar de donde es oriundo Quelín, que determinó la inmediata restitución del vehículo al juez sin mucha investigación para revelar responsabilidades. Es decir, no se realizaron las pericias correspondientes y un análisis sanguíneo par ver en qué condiciones manejaba el magistrado. Totalmente irregular.

Dos años más tarde, Quelín volvió a protagonizar un incidente. En esa ocasión, el funcionario judicial se movilizaba en una camioneta oficial y con ella embistió a un automóvil Volkswagen Crossfox conducido por un joven, junto a quien viajaban su madre y dos niños de 7 y 8 años. 

Protagonizar dos accidentes puede pasarle a cualquiera, pero el magistrado se tomó un remís y se fue de la escena del siniestro, otra vez eludiendo sus responsabilidades. ¿Qué debía esconder?

Sin embargo los escándalos del inefable juez de Las Heras no terminan ahí: en los últimos días de 2019, Quelín fue interceptado en la localidad chubutense de Comodoro Rivadavia. Allí, efectivos policiales le secuestraron dos armas, de las cuales no poseía la documentación de propiedad ni permiso de portación.

La identidad del magistrado había permanecido en incógnita, pero días después del incidente trascendió que el protagonista fue nada menos que Eduardo Quelín.

La frutilla del postre con el juez lleva al abuso de poder, no solo en el plano laboral, sino también en el familiar, dado que Quelín fue denunciado por el maltrato laboral que ejercía a trabajadores, judiciales.

En una ocasión, el funcionario judicial le negó la entrada a un empleado metiéndole un policía en la puerta.

Sin embargo, un acto mucho peor fue el que sufrió su ex esposa, a quien Quelín amenazó con un arma de fuego. "Si aparezco muerta, fue el gordo", manifestó una vez la mujer, temerosa por lo que podía llegar a hacerle el juez.

Al parecer, el juez Quelín tiene muchos frentes en los que todavía debería saldar cuentas y comenzar a dejar de comportarse con semejante impunidad.

 

Lectores: 809

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: