Política
El último tramo de las 72 horas

Los docentes siguen en pie de guerra contra Alicia: alto grado de adhesión a la tercera jornada de paro

Los gremios del sector reclaman mejoras salariales y rechazan la extensión de la jornada escolar extendida a la que se adhirió la gobernadora Alicia Kirchner.

Este día viernes comenzó a transcurrir la tercera jornada del paro de 72 horas determinado oportunamente durante el Congreso Extraordinario de ADOSAC, medida que se lleva a cabo en reclamo al incumplimiento de la cláusula gatillo permanente. De esta forma, el personal docente busca recuperar el poder adquisitivo de sus salarios, que como consecuencia de los altos índices inflacionarios que tiene el país, se ha perdido en gran parte.

En este sentido, el secretario general de la filial ADOSAC de Río Gallegos, Nicolás Pereyra, dialogó con el programa de radio La Parada, el cual se emite por Tiempo FM 97.5, y se refirió a la adhesión del plantel docente durante las dos primeras jornadas de paro. “El primer análisis es sumamente positivo, si bien los porcentajes de acatamiento han sido dispares en los tres días. Tenemos la expectativa de una gran movilización que está prevista para el mediodía de hoy, a la cual van a asistir docentes de las filiales cercanas a la capital. Apelamos a que esto pueda servir para que se abran los espacios de diálogo y podamos retomar las negociaciones”, señaló.

Por otro lado, Pereyra se refirió a la implementación de la jornada extendida y explicó que el paro de tres días se llevó a cabo para reclamar ante “una reforma laboral que ha ido contra los derechos de los compañeros, ampliando su jornada de trabajo por poca cantidad de plata. Todo esto entra en contraposición a muchas realidades de los docentes y familias que no logran acomodarse a estos cambios. Recordemos que muchos de los chicos realizan actividades extraescolares, que ahora se ven dificultadas por los pocos tiempos que quedan entre lo que la escuela demanda hoy en ese nivel. Es una locura y nosotros sabíamos algunas cuestiones de desprolijidad, de hecho lo hemos planteado a manera de interrogante mucho tiempo antes de que esto se aplicara, sin tener ningún tipo de respuesta”

El secretario general expresó que, con estas nuevas medidas, empezaron a aflorar una serie de problemáticas como la falta de insumos y recursos al igual que los problemas con los comedores. Los docentes tienen que andar a las corridas de una escuela a otra para poder cumplir y las familias que no terminan de acomodarse en sus cuestiones diarias. Pero sobre todo, todo esto termina siendo el resultado de una imposición por parte del Consejo Provincial de Educación (CPE) que podrá ser o no un acuerdo dentro de un marco federal con otra provincia, pero que ha dejado de lado la participación y el tratamiento de los compañeros de base de las aulas”.

“Este año, nuestro objetivo como sector es recuperar gran parte de lo que se ha perdido en cuanto al poder adquisitivo de los sueldos. En ese sentido, la cláusula gatillo tiene que aplicarse sí o sí, porque es la única forma que el docente puede ver que su salario no se va desgastando con la inflación. Ese 4, 5 por ciento lejos estaba de ser una señal, por eso es que se rechazó y se aspira a que las negociaciones puedan continuarse dando. El CPE ha tomado esa política de liquidar casi por decreto una pauta que no acordó con el gremio mayoritario docente en la provincia y hoy nos encontramos en esta situación”, concluyó.

Lectores: 309

Envianos tu comentario